0029. Salvador Padilla y la Panda de Almogía

Salvador Padilla Luque, de la Panda de Almogía: la sonrisa de la Fiesta, según Andrés Jiménez

La sonrisa más amplia y abierta de la Fiesta, y el bigotito mejor cuidado, son sin dudarlo un instante los de Salvador Padilla Luque, al que quiero dedicarle la Ficha de hoy -provisional, en espera de vuestras colaboraciones. Sed buenos y diligentes, porfa…

Se trata de uno de los veteranos más venerados por la Porverita, tan forofa de los sonidos de Almogía. Ya aparecía con su violín y su bien recortado bigotito, en la fotografía de la Panda Antigua de Jeva que tomé del libro de Andrés Jiménez.

Después de las filmaciones de pandas de Montes que subí a YouTube –Panda de Salvador Molina “El Curita” (“Duende y Misterio del Flamenco”, 1952) y la Panda de Povea (“Rito y Geografía del Cante”, 1971), a mediados de los años 70s le tocó el turno a los de Almogía (“Rito y Geografía del Baile”) y allí estaba nuestro sonriente violinero. Como era todavía joven -en sus treinta y tantos-, aquí no sonreía mucho, aunque con lo poquito que le enfoca la cámara, igual nos escatimaron su joven sonrisa. Claro que… los responsables del programa de televisión no tenían la culpa: se trataba de ilustrar el baile, y ahí el protagonismo era de Vicente El Negocio y de su señora.

¿Es esta filmación la primera de una panda de Almogía? ¿Será anterior a la de los fiesteros de Los Moras -en blanco y negro- que subió Blanche?

Según los comentarios colgados en YouTube, tenemos en él a:
Vicente el Negocio y a su mujer, Josefina González, al baile;
Salvador Padilla Luque, al violín;
Juan Gutiérrez, guitarra y cante (1er cantaor)
Salvador Luque “El Canasto”, a la guitarra y al cante (segundo cantaor)
Andrés Martín “Arito” (panderero)
Juan Aranda “El Veneno” (platillero)
Morilla (platillero)
(abanderado)

En estos vídeos, algo más recientes de La Panda de Almogía (1989) en el Torcal de Antequera, Salvador Padilla, sigue congregando la Fiesta con su violín.

No me neguéis que con esa planta, esa sangre fría y displicencia, ese bigotillo y ese desierto de piedra del Torcal como marco, no parece un héroe de las películas de vaqueros… fronterizos y mejicanos. ¿No es ésta la música del otro lado del río, aunque no se trate del Río Grande?

Mi primer encuentro con “Padilla” en las grabaciones sonoras fue una sorpresa inmensa, pues gracias a la memoria de Andrés Batanás y los buenos oficios de Salvador Pendón, me entero -de repente- que es el violinero maravilloso de la mejor, para mí, grabación de la Fiesta de Almogía: la casete de la Panda de Campanillas (1980)

Dos años más tarde, grabaría otra casete con lo que ya era la Panda de Verdiales de Almogía (1982)

No sé si hay más grabaciones con el violín de Salvador Padilla hasta que en 1993 y en los discos que publicó la Diputación Provincial de Málaga, y que nombro por el nombre que se inventó Red Verdialera: Los discos de Antequera, lo recuperaran para la fiesta en los discos con nombre oficial “Verdiales : Música popular de Málaga” (Cambayá), en las luchas dedicadas a ilustrar la Fiesta de los Campos de Almogía.

Actualmente y según la información de la Federación de Pandas de Verdiales, nuestro fiestero de Almogía -que nació un 25 de septiembre de 1937- forma todavía parte de la Panda de Almogía, refundanda, creo, en 1990.

Según los comentarios que me llegan, Padilla no le dice “no” a ningún aficionado o fiestero que lo quiera invitar a “echar un rato de fiesta” , pero dónde más me gusta a mi verlo es con los amigos de la Panda del Arroz; no sabía que nombre ponerle a este grupo de amigos que se fueron al campo a tomarse un arroz y echar unas “pacíficas” luchas de fiesta… sentadicos y como-dios-manda.

—————- Actualización (jueves 6 de mayo) ———————-

Salvador Pendón nos proporciona su particular y emocionada experiencia del trato y conocimiento del violinero Padilla:

Padilla es un violinero de gran versatilidad que hasta, en ocasiones, ha salido con pandas de Los Montes, como lo muestra la fotografía que le adjunto, tomada en la Venta del Túnel. El nombre de la panda es el de Jotrón y Lomilla. No dispongo del dato referido a la fecha en que está tomada.

He tocado, afortunadamente, mucho con Padilla. Las expresiones absolutas siempre comportan algún flanco de debilidad, pero le puedo asegurar que, de todos con los que he tocado (y han sido muchos), Padilla es el violinero con el que es más fácil hacerlo. Como decimos en la fiesta, “declara” el toque mejor que nadie. Lo que era en Paco Porras barroquismo es en Padilla estilización al servicio de una técnica esquematizada pero muy bien definida. (Correo de Salvador Pendón Muñoz)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Panda de Almogia, Salvador Padilla Luque y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s