0104. El proceso de urbanización de la FV (2008), por Eusebio Rioja

El investigador malagueño Eusebio Rioja, en una nota de su trabajo “La Fiesta de Verdiales : documentación sobre su antigua existencia” (2008) nos analiza el curioso y excepcional proceso de urbanización de la fiesta de Verdiales en la última época. Caso rarísimo en una manifestación folclórica que ha demostrado su “utilitarismo y extraordinaria vitalidad” (véase Salvador Pendón, 2004):

“El proceso de urbanización de la fiesta de Verdiales desarrollado en la ciudad de Málaga es reciente y se encuentra claramente motivado por la emigración a la capital de antiguos habitantes de los campos y de los montes malagueños. Una emigración causada por razones laborales y profesionales en la mayoría de los casos y por razones de socialización, en otros. Como ocurre en innumerables urbes, los inmigrantes tienden a fijar sus residencias con proximidad y en zonas urbanas concretas, formando en ocasiones barrios de habitantes procedentes de lugares comunes. […] En los barrios de Mangas Verdes, Ciudad Jardín, La Mosca o Santa Rosalía se aprecia con claridad la existencia de este fenómeno en Málaga: habita allí una abundante población originaria de zonas verdialeras que han traído la fiesta con ellos a la capital.

Lo curioso de este fenómeno de urbanización verdialera es que los descendientes de dichos inmigrantes, adolescentes nacidos y crecidos en la ciudad, continúan con fervor la tradición de sus mayores, se integran con todo apasionamiento en la fiesta y hasta llegan a formar pandas juveniles, a unas edades cuando no se les puede considerar mediatizados por sus ambientes y por sus entornos: con edades de ejercer elecciones y decisiones personales y libres. Es un fenómeno contrario a la dinámica que generalmente desarrollan los descendientes de otros inmigrantes: el rechazo hacia las costumbres de sus ascendientes.

Por otro lado, la afición fiestera de estos jóvenes no implica ni un rechazo de ellos hacia la integración en el común de la sociedad malagueña, ni a la viceversa, un rechazo de la sociedad malagueña hacia su procedencia rural, sea personal, sea familiar. Son jóvenes perfectamente integrados en la sociedad, a la vez que asimilados por ella, que desarrollan unas relaciones normales en absoluto con su entorno, además de profesar sus aficiones fiesteras. Se trata de un fenómeno tan curioso y singular que sería objeto de todo un estudio sociológico.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rioja (Eusebio) y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s