0497 “Jeva, Pascua Verdialera”, por Mariví Verdú (Calle del Agua, nº 9. 2009)

La panda de Alonso Martín (con guitarra a la derecha) ante la imagen de la Virgen de Jeva (años 60s)

Gracias a este estupendo artículo-reportaje de la escritora malagueña, Mariví Verdú, publicado en la revista que, entonces, ella misma dirigía, escribía y sacaba de la imprenta con mucho esfuerzo y dedicación: Calle del Agua, nº 9 (invierno 2009), decidí nada más leerlo que la Porverita tenía que conocer  y vivir de primera mano esa experiencia que Mariví nos narraba con tan brillantes y conmovedores colores.

No sólo escribe muy bien, con un estilo periodístico muy depurado -gran mérito en alguien que es además poeta e improvisadora-, sino que va al grano, sin enredarse con palabras huecas y dando la información y los datos precisos que el lector podría desear, y, desde luego, a mí me enganchó y me hizo desear y creer que algún día podría estar el día de Navidad junto a la Ermita de Jeva, con Alonso Martín, su panda y todos los malagueños y no malagueños que se desplazan al lugar con fervor y puntualidad, año tras año, desde que en 1988 se recuperara la tradicional romería a la Ermita de Jeva.

Es posible que ese día haya llegado por fin. Libre de obligaciones familiares (y también, por ello, más sola) creo que este año voy a emprender la ruta-romería a la Ermita de la milagrosa y piadosa -pues se apiada de todos nosotros- Purificación de Jeva. No os lo creeréis, pero la descreída e impía Porverita 😀 en un momento muy duro y triste de su biografía, recibió los libritos que Alonso Martín le envió a Madrid con las coplas dedicadas a la virgencita de Jeva, y no tardé en solicitar ayuda y consuelo a esa Virgen que no conocía, fiando en la fe y la devoción que mostraban esos malagueños sencillos (y tan cercanos a los que me había unido la Fiesta de Verdiales) que le pedían, cantanto por verdiales, ayuda para sus necesidades o males. Pues sí. No fue un milagro y aunque la cosa no se resolvía, el consuelo sí que lo recibí. Desde entonces, cuando se me ocurre rezar, “de Pascuas a Ramos”, siempre me acuerdo de “mi virgencita de Jeva”. Le debo una visita, y mucho más.

Dejo mis historias a un lado, y os propongo la lectura del artículo de Mariví, donde os vais a hacer una idea cabal de lo que el Día de Jeva significa para todos aquellos que el 25 de diciembre, se desplazan al Sur del Torcal, año tras año, para visitar y cantar a su virgencita. La escritora nos proporciona muy buenos datos de la historia del lugar, de cómo llegar, un magnífico reportaje fotográfico, una antología de cantares y nos trasmite a las mil maravillas lo que es … sentir el Día de Jeva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ermita de Jeva, Jeva, Verdu (Marivi). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s